“CON LAS MANOS EN LA MASA”

“Con las manos en la masa”

Cada día nacen nuevos blogs aunque no son muchos los que superan la barrera psicológica del año. Todos tenemos nuestros motivos a la hora de empezar y esos motivos son tan válidos para ponerlos en marcha, como para abandonarlos. Personalmente a mí me aporta mucho, (aunque a veces tenga que vencer la tentación de dejarlo) por eso me gusta que lo haga también mi hijo, Ignacio.

Por el momento sigo sin calendario, a mi marcha, probando cosas y disfrutando. Lo vivo al margen de las cifras (visitas) no así de las  que hablan del alto porcentaje de abandono,¿70?¿90%? Con cinco, diez o veinte posts y por orgullo, compromiso o cabezonería… (pon tú la etiqueta) sabía que al año ¡llegaría!No pensaba mencionarlo aunque estoy contenta, y más estaré sí dentro de unos meses el que llega es Ignacio.
Este post es en agradecimiento a la persona que me empujó a hacerlo, Macrina Busato.

Nos conocimos en la calle Velázquez, en la parada del bus escolar. De esto hace más de diez años y aunque de entrada me pareció una chica seria, incluso distante, enseguida congeniamos.Durante casi dos años me animó a abrir un blog, y yo, ni caso… Aún recuerdo su mirada escéptica cuando le dije que por fin iba a hacerlo. Ese día ella viajaba por trabajo a Nueva York y al despedirse me dijo, piensa dónde quieres llegar, que vas a contar y a la vuelta te echo una mano. Un mes más tarde hablando de NY, tiendas, locales y gente que mola, aparecieron la pizarra, el 100% actitud y el “bocadillo”.

Y es que Macrina siempre ha estado cerca de mí de una manera especial. Compartiendo conocimientos, mostrándome caminos y confiando en mi capacidad para reconocerlos. Algo que por inusual valoro mucho y agradezco. Me gustan las mujeres como Macrina, mujeres que te apoyan en los dos terrenos; el personal y el profesional, y más, en estos momentos.

Aunque para mí no es una cuestión de sexos, es de personas. Igual que hay mujeres que con su actitud me inspiran, también hay hombres que lo hacen. Empezando por los más cercanos, los Ignacios. También amigos de siempre y otros nuevos. Personas con una mente abierta a los cambios. Positivas, con ganas de conectar con el fin de colaborar, cooperar, ser más solidarios… En definitiva, con actitud para avanzar y crear nuevos espacios.

Y en ese avanzar, Macrina, me preparó un plan sorpresa. Pasar la tarde en un taller donde aprender a hacer pan. Ella sabe de mi empeño en encontrar lo qué me gusta y sé hacer mejor para crearme un nuevo trabajo. Independientemente de que surjan  oportunidades y tenga que alternarlo. Por eso me muevo sin prisa pero sin pausa, que hoy lo primero es cubrir lo más básico.

EBC, Pop up Stores, comprar, espacios singulares, mercados, vender,  productos artesanos, sostenibilidad, gente, social, emociones, arte y más… Éstas son para mi receta algunas palabras clave e ingredientes básicos. Mis gustos de siempre junto a otros conceptos más nuevos que voy incorporando. Por eso, ir a un taller de los que organiza La Buena Vida en Madrid, era un ¡planazo!

Lo único preparado, la hora y el mandil negro que  trajo Macrina para la clase. ¿El estilismo? Pantalón negro, bailarinas y jersey color hueso. Sí, divertido, ni que lo hubiésemos hablado… 😉

 

 ¿El cumple del blog? No no, el “cumpleplan” de Macrina y este año para celebrarlo, está claro, en vez de tarta… ¡pan!
 

Por esto que se ve y por lo mucho que no… GRACIAS Macrina, tú, siempre siempre serás… 100% actitud

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario